Desea buscar: Perro Gato
 
AutenticaciÓN
Usuario: "E-mail"
Clave

Olvidó su clave?

Desea registrarse?
 
 
 
 

Strict Standards: mktime(): You should be using the time() function instead in /home/perros/public_html/wlib/wsecurityimage.inc.php on line 10
Artículos

Pacientes de cuatro patas

La alergia al polen, el cáncer de mama, el ardor de estómago o incluso las fobias no son patologías exclusivas del ser humano. Los perros comparten el 60% de su código genético con el hombre y, de paso, padecen muchas de las enfermedades de su 'mejor amigo'. Pese a necesitar un 'intérprete' para que comunique los síntomas al veterinario, las mascotas lo tienen muchas veces más fácil ya que basta con añadir a su dieta un pienso especial para solucionar algunas patologías. Para tener un perro saludable, los veterinarios recomiendan darle una alimentación equilibrada y evitar el contacto con otros animales antes de que esté vacunado

ANA RAMIL | A CORUÑA Pacientes de cuatro patas, pero con síntomas similares a los de dos. Perros y humanos comparten el 60% de su ADN -unos 18.000 genes- y un amplio listado de enfermedades comunes. Las alergias, la diabetes, los problemas intestinales o incluso la depresión y la ansiedad son parte del temario de los alumnos de Medicina pero también de los futuros veterinarios. Los doctores caninos de A Coruña aseguran que en gran parte de los casos "los síntomas de las enfermedades son exactamente iguales en dueños y mascotas". La diferencia radica en que la salud de los animales no depende de ellos mismos sino del buen ojo que tengan sus propietarios para detectar cualquier problema y en que ellos no siempre tienen que recurrir a medicamentos para curarse. Basta con seguir una dieta adecuada a través de piensos específicos para cada patología.

Los españoles que sufren algún tipo de alergia se han multiplicado en los últimos años y los perros no son ajenos a este fenómeno. El polen, los ácaros, productos lácteos o incluso tejidos como la lana o el nylon pueden convertirse en la particular pesadilla de las mascotas, que también suelen reaccionar ante la saliva de la pulga o la picadura de otros insectos. Al igual que en los humanos, los perros alérgicos presentan escozor e irritación en los ojos aunque en ellos la clave para detectar esta patología está en la piel. "Lo habitual es que tengan mucho picor y se froten de manera constante la cara contra una alfombra u otro elemento. Además, es muy frecuente que se laman las patas hasta causarse irritación", señalan los veterinarios gallegos. "Para solucionar el problema basta con un cambio de dieta o con antihistamínicos", señala el director del Hospital Veterinario Abeiro de A Coruña, José Manuel Vilameá. Razas como el terrier, el setter, el golden retriever o los dálmatas son los más propensos a tener reacciones alérgicas.

La regla de mismos síntomas y tratamientos para humanos y perros también se aplica con la diabetes. Que el organismo tenga problemas para metabolizar la glucosa -debido a un fallo en una hormona del páncreas- y aparezca un exceso de ella en sangre no es extraño en perros y aparece con más frecuencia (por sus particularidades genéticas) en los caniches, los teckel o los beagle. Como ocurre en los hombres, la necesidad excesiva de beber líquidos y la incontinencia urinaria son dos de los signos de alerta para sospechar de esta enfermedad. Los perros diabéticos demandan que el plato de agua siempre esté lleno, orinan más de lo habitual y aumentan notablemente la ingesta de alimentos. La solución pasa por administrarle insulina de forma diaria.

Lo mismo ocurre con los problemas intestinales o los catarros, las dos principales causas de visita al veterinario. "Es muy habitual que los animales presenten gastritis, colitis u otras patologías digestivas. Como en el hombre, la diarrea y los vómitos son los síntomas principales", señala José Manuel Vilameá. "Lo más normal es que vengan al veterinario por enfermedades víricas, resfriados... no dejan de ser muy parecidos a nosotros", sostiene el veterinario Juan Barro de la clínica El Arca de A Coruña.

Parecidos sí, pero no iguales. Las mascotas necesitan acudir con mayor frecuencia al doctor para comprobar su buen estado de salud y aunque, como en el humano, sus achaques aumentan con la edad, superar los siete años es ya ser anciano para estos pacientes de cuatro patas. "Igual que el hombre es necesario que vengan más al veterinario cuando son cachorros y cuando se vuelven sénior, sobre los siete años", señala Barro, quien añade: "A partir de esta edad aparecen con más frecuencia tumores, problemas articulares, renales o cardíacos porque el cuerpo se va degenerando con los años".

Lo habitual es que el perro acuda entre tres o cuatro veces al año al veterinario para realizarse una desparasitación interna, "aunque hay razas que con venir una vez es suficiente", afirma Barro. "Cuando se le somete a la desparasitación, se le hace una revisión completa con el objetivo de adelantarnos a cualquier posible patología porque siempre es mejor prevenir que curar", sostiene.

Una de las claves para tener un perro sano es alimentarlo de forma equilibrada, algo sencillo de lograr con los nuevos piensos que ofrece el mercado. "Hoy por hoy los perros comen mejor que las personas porque los piensos ofrecen una dieta totalmente equilibrada", señala Barro, quien añade: "Está demostrado que los perros que se alimentan con piensos de calidad media-baja vienen más al veterinario que los que consumen sólo de alta calidad". La oferta es tan amplia que al margen de por edades o razas, los piensos ya se clasifican en función de la patología que deben ayudar a superar. "En ocasiones sólo con la dieta se puede mejorar al animal", indica Vilameá, quien sostiene: "En la actualidad hay piensos para la diabetes, la obesidad, problemas cardíacos, alergias o trastornos renales y hepáticos".

Una correcta alimentación que debe ir acompañada de otros buenos hábitos, siempre en manos de los propietarios. "Es muy importante que nada más adquirir el animal se le desparasite y se le administren todas las vacunas para evitar que adquiera cualquier patología", señala Juan Barro. "Además es conveniente que donde se compre el perro nos den un certificado sobre su estado de salud para no encontrarnos sorpresas", añade y asegura que, en los últimos años, es frecuente ver en consulta a pacientes criados en países del Este y que "presentan enfermedades congénitas".

Las fracturas, infecciones, el hipotiroidismo o la ingestión de cuerpos extraños son otras de las principales causas por las que los perros de A Coruña visitan con frecuencia a los veterinarios. Patologías a las que se unen algunas foráneas que debido al cambio climático llegan a la ciudad de manos de los mosquitos.

Unas y otras cuentan con los ojos de los dueños como únicos guardianes para velar por la salud del bautizado como mejor amigo del hombre.

Ansiedad, fobias, depresión o estrés no son sólo patologías propias del ser humano. Los perros también necesitan acudir al psicólogo, en la mayoría de los casos porque la educación que recibieron de sus dueños no es la más adecuada. Los psicólogos caninos gallegos aseguran que, en los últimos años, la demanda de sus servicios ha aumentado en toda la comunidad.

Para detectar cualquier problema psicológico en los canes, basta con analizar su conducta. Cuando el animal cambia de comportamiento y se vuelve más agresivo -ladra por todo, gruñe a su dueño, muerde y destroza parte de la casa o ataca a otros perros de un día para otro- detrás puede haber una patología física aunque lo más normal es que se trate de algo psicológico.

Las razones hay que buscarlas en el cambio de vida de la sociedad. "Queremos que el perro se amolde a nuestro estilo de vida como si fuera una persona y le exigimos una actitud impropia de un animal", sostienen los especialistas. A lo que hay que unir errores en la educación del animal. Los expertos aseguran que, desde el principio, hay que dejar claro que el dueño es quien domina la situación e imponer pautas de conducta. "No puede ser que de cachorro se le deje al perro subir al sofá y cuando crece, de un día para otro, no se le permita. Es algo que ellos no entienden", indican.

La ansiedad es algo frecuente cuando los perros pasan mucho tiempo solos en casa, algo que puede derivar en una depresión que provoca apatía, somnolencia, inapetencia o sed excesiva en los animales. Lo mismo puede ocurrir tras la muerte del propietario. Aunque los psicólogos caninos reconocen que este tipo de problema ya es menos frecuente.

Otro de los trastornos psicológicos más comunes son las fobias y ya no es extraño encontrarse a perros que temen a las tormentas, los cohetes o al ascensor. Entre las más habituales se encuentra la fobia al timbre. El perro acude corriendo a la puerta cuando alguien llama ya que asume un papel de vigilante que no le corresponde. Los expertos aseguran que es conveniente que hacerle ver que no es necesaria esta actitud.

Cualquiera de estos problemas se soluciona con una terapia específica para mejorar la conducta a la que asistirán dueño y mascota.


 

Fuente: http://www.laopinioncoruna.es
Regresar
 
 





© Copyright Perrosygatosenlaweb.com 2010 - 2013. Todos los Derechos Reservados
Medellín - Colombia - Suramérica
Hosting, diseño y desarrollo de este portal: artedinamico.net